Este blog pertenece a LOMBOK DESIGN

Packagings biodegradables, de Tomorrow Machine

Como todos sabemos, el packaging es el envase que envuelve o en el que encontramos un producto. Debe cumplir unas características determinadas: ser adecuado para el correcto mantenimiento del producto, estar hecho de unos materiales concretos, etc. Hoy en día hay packagings totalmente innovadores, como por ejemplo, packagings biodegradables o incluso ecológicos.

El packaging tiene como objetivo atraer la atención de los clientes y ser la principal ventana de comunicación hacia el consumidor. Además, también se persigue marcar la diferencia, es decir, conseguir diferenciarse del resto de productos. Y es que la presentación de un producto es fundamental, tanto que puede determinar que el producto sea un éxito… o un fracaso.

La clave del éxito de un producto no solo depende de su calidad, sino también de la forma en que los consumidores perciban la marca que lo comercializa en el punto de venta. Por eso, el diseño del packaging es muy importante. El consumidor decide qué es lo que va a comprar cuando está delante del producto, y en ese momento lo que ve es la etiqueta, la caja, el envase con que lo presenta.

Hay que decir que la sociedad evoluciona constantemente y es por eso que las marcas deben adaptarse a las nuevas tendencias del mercado.

Hoy os traemos el caso del estudio sueco Tomorrow Machine, que hacen packagings pero no de cualquier manera. Y es que lo hacen a través de la investigación, las nuevas tecnologías y materiales inteligentes.

Uno de sus proyectos es This Too Shall Pass, una serie de envases sustentables de alimentos, que tienen la misma duración que los alimentos que contienen (ambos trabajan en simbiosis).

Este proyecto hace reflexionar sobre cómo podrían ser los envases de los productos en un futuro no muy lejano, a través de la tecnología que tenemos hoy en día.

Y es que a través de este proyecto nos ofrecen tres packagings, con el objetivo de suprimir desperdicios contaminantes en el futuro. A continuación, os explicaremos cómo son los tres tipos de envases: envase de aceite, de smoothie y de arroz.

Tres tipos de envases 100% biodegradables

1. Envase de aceite. 

Es una esfera hecha de azúcar caramelizada, recubierta con una cera que consigue que el exterior no se manche y el aceite no salga a la superficie. Para abrirlo hay que hacer como si se tratara de un huevo, cascarlo contra algo y romperlo para vaciar su interior. Cuando el material se agrieta, la cera ya no protege el azúcar y se funde cuando entra en contacto con el agua. Está hecho para alimentos a base de aceite.

Envase de aceite biodegradable

Envase de aceite biodegradable

Envase de aceite biodegradable

2. Envase de Smoothie. 

Este envase está compuesto por gel de la alga agar-agar y agua. Estos son los dos únicos componentes que se utilizan para hacer de este packaging. Para abrirlo se hace por la parte superior, solo hay que cortar o clavar la pajita. Se deshace al mismo tiempo que se consume su contenido. Hay que decir que está hecho para bebidas de corta duración y que necesitan refrigeración, como jugos frescos y batidos. El envase reacciona al entorno, por ejemplo, se puede apreciar si ha estado a un calor excesivo durante el transporte.

Envase de smoothie 100% biodegradable

Envase de smoothie 100% biodegradable

Envase de smoothie 100% biodegradable

Envase de smoothie 100% biodegradable

3. Envase de arroz. 

El último envase es un embalaje biodegradable que está hecho de cera de abejas. Se forma como una bolsa con la forma que se deseé. Para abrirlo se pela como una fruta. Está diseñado para contener productos secos, como cereales y arroz.

Envase de arroz 100% biodegradable

Envase de arroz 100% biodegradable

Envase de arroz 100% biodegradable

Fuente vía Tagoartwork

Packagings biodegradables, de Tomorrow Machine