Este blog pertenece a LOMBOK DESIGN

Haters gonna hate

Seguro que ya habéis oído esta expresión en más de una ocasión, ¿verdad? Para refrescar conceptos, básicamente un hater es un troll que ha invadido nuestras redes sociales con un único motivo: hacer daño.

Como actuar ante los hater

Los haters se dedican a hacernos la vida imposible mediante comentarios hostiles con la intención de perjudicar la reputación de nuestra marca sin motivo aparente. Vamos, que se dedican a fastidiar por placer.

Ante todo, no te confundas

Lo realmente perjudicial de tener haters en nuestras redes es que a veces resulta difícil diferenciarlos de aquellos usuarios que realmente están escribiendo una queja acerca de nuestros productos o servicios.

Una persona que realmente se queja de su experiencia habla con argumentos. Su intención suele ser encontrar una reparación a su problema. Sin embargo en la mayoría de las publicaciones haters critican, ridiculizan o incluso insultan.

¿Qué hacer ante estos comentarios hostiles?

En primer lugar, DO NOT PANIC! No debéis entrar en su juego, mantened la cabeza fría y tomároslo con calma. Pensad que  la respuesta que demos a uno de estos trolls puede ayudarnos a demostrar al resto de los clientes que tenemos suficientes argumentos para defendernos. Y eso puede llegar a fidelizarlos a nuestra marca aún más.

Como actuar ante los haters y os troll

Aquí va un protocolo antihater:

  1. Ignorarlos: Lo único que buscan es llamar la atención e incomodarnos. Si no les damos bola acabarán aburriéndose de publicar comentarios bomba.
  1. Ante todo, respeto: Demostrad que no sois de su misma calaña y responded de una forma educada a sus comentarios. Eso dirá mucho de vosotros.
  1. Respuestas ingeniosas: ¿Va de listo? Pues nosotros más. Saquemos nuestro lado más creativo a la hora de responder. Este es un gran ejemplo:
    Un buen ejemplo del comentario de un hater
    Foto vía Ledmon

 

  1. No cegarse: Hay que leer atentamente los comentarios. Aunque en una primera sospecha creamos que se trata de un troll volveremos a releerlo las veces que haga falta, no vaya a ser que se trate de un cliente que realmente está dándonos a conocer su mala experiencia y que, en definitiva, sí se merece una explicación.

 

Fuente vía: Entrepreneur

Haters gonna hate