Este blog pertenece a LOMBOK DESIGN

Cómo nos “engañan” con los efectos especiales en las películas

Hace tiempo ya os hablamos en nuestro blog sobre los efectos especiales en las películas, del antes y el después de los efectos utilizados. Muchas veces no nos damos cuenta de todo el trabajo que tienen los realizadores para llegar a impactarnos con sus escenas. Las escenas realizadas durante el rodaje y las que vemos finalmente en la pantalla no tienen nada que ver. Por lo tanto, queda claro que la influencia de los efectos especiales es impresionante.

Hoy en día, los efectos especiales son un recurso crucial en muchas películas. Especialmente en las que pertenecen al género de acción, fantasía y ciencia-ficción. Gracias a diversas técnicas nos ofrecen imágenes y escenas espectaculares, que no se logran por medios normales. El motivo suele ser el grado de riesgo, el alto costo que suponen o sencillamente que sean secuencias imposibles de grabar.

Tipos de efectos especiales

Existen varios tipos de efectos especiales: por un lado, están los efectos ópticos o visuales, que consisten en la manipulación de una imagen fotografiada. Por otro lado, están los efectos mecánicos, que se realizan durante el rodaje en vivo de la película. Estos se refieren a cualquier creación física en el decorado o localización del rodaje, mientras se filma de modo habitual. Estos efectos incluyen muñecos mecánicos, escenografía, pirotecnia, lluvia artificial, el viento, las explosiones, disparos, etc. Además de estos, también están los efectos de sonido.

Los efectos visuales se han convertido en una parte fundamental de lo que es la realización de las películas. Y es que su utilización se ha vuelto cada vez más común, sobretodo, en películas de alto presupuesto. Hoy en día es difícil encontrar una película de éxito que no use efectos visuales. Estos efectos implican la integración de secuencias en vivo e imágenes generadas para crear entornos que parezcan realistas.

Cada vez es más frecuente que las imágenes sean creadas o manipuladas fuera del contexto de la grabación en vivo a través de diferentes técnicas. Las imágenes generadas por ordenador (CGI), la animación generada por ordenador, el sistema de 3D, etc.

Hoy os traemos dos películas que para su creación se utilizaron muchos efectos especiales, pero que nada tienen que ver. Por una parte, Avatar, y por otro, Suicide Squad.

Avatar, la película que cambió la forma de animar en 3D

La película de James Cameron, Avatar, estrenada en 2009, fue considerada como una de las mejores por sus innovadores efectos visuales. Y es que para su rodaje, por una parte, se utilizó un sistema de grabación en tres dimensiones. Pero también se utilizaron programas especiales de diseño virtual que permitieran generar y capturar las secuencias de movimiento de manera sincronizada y realista.

La integración de imágenes reales y virtuales en la película, técnica bastante difícil en estereoscopía, es de tal calidad que son difíciles de distinguir unas de otras. En esta película hay más de 2000 efectos especiales generados por ordenador. Un dato, simplemente, impresionante. Hay que decir que esta película, gracias a las técnicas utilizadas, cambió la forma de animar en 3D. Os dejamos con un vídeo para que veáis cómo se vería Avatar sin sus efectos especiales.

 

Suicide Squad, sin sus efectos visuales no sería lo mismo

En el caso de la película Suicide Squad (Escuadrón Suicida en España), también se pueden ver muchos efectos especiales. Aunque si no existieran, la película sería totalmente diferente. Los encargados de darle magia a esta película fueron los estudios “Moving Picture Company”. Gracias al Chroma Key, el uso de CGI (imágenes generadas por ordenador) y otros trucos, hicieron que algunas de las escenas de esta película fueran impactantes. Y es que sin el famoso Chroma Key, ni demás efectos, la película nada tendría que ver con lo que es.

Una de las técnicas más utilizadas en el cine es el Chroma Key, hoy en día conocido por casi todos. Esta técnica consiste en rodar un elemento o personaje con un fondo verde o azul. Posteriormente, ese color sólido se sustituye por una imagen o un vídeo. Esto se hace cuando es demasiado costoso o inviable rodar al personaje en el escenario deseado. O simplemente para evitar la dificultad del recorte del personaje fotograma a fotograma.

Pero para que esta técnica funcione, la ropa del actor o lo que esté delante del fondo no puede ser del mismo color que el fondo. Hay que decir que el uso de la pantalla verde para los efectos especiales revolucionó la industria del cine. Y es que gracias a ella es posible realizar efectos, hacer escenas de cualquier tipo e idearse paisajes que jamás imaginaríamos antes.

Queda claro que tanto esta técnica, como las otras mencionadas, convierten el cine en más mentira que nunca. Aún así, no es sorprendente utilizar estos métodos, sobretodo en las películas de acción.

Gracias a los efectos especiales, en esta película podemos ver, entre otras cosas, los helicópteros volar sobre Midway City; y también podemos apreciar el poder sobrenatural de El Diablo. Al fin y al cabo, gracias a ellos gran parte de la película se hizo posible. Os dejamos con un vídeo para ver cómo utilizaron los efectos especiales en esta película.

Conclusión

Por lo tanto, queda claro que gracias al uso de los efectos especiales en el cine, día a día se logra engañarnos y sorprendernos cada vez más. Lo que vemos al final en la gran pantalla, es fruto de un gran trabajo previo. Gracias a los efectos consiguen engañarnos para que nuestro cerebro convierta las imágenes que vemos en realidad. Y es que a veces no somos conscientes de que lo consiguen hasta un punto que no imaginamos, llegando al punto de creérnoslo todo.

A menudo, vemos películas que nos dejan boquiabiertos por los efectos especiales. Pero no nos damos cuenta que, en realidad, gracias a los efectos, nos están creando un escenario que no existe. Y es que hay muchas escenas de cine que parece que hayan sido grabadas de verdad, pero en realidad, son imágenes incrustadas o editadas en post-producción. Al fin y al cabo, un gran trabajo con el objetivo de impactar a los espectadores.

Cómo nos “engañan” con los efectos especiales en las películas